Periódico la República | Viernes 19 de Mayo de 2017

 

Ayer por la mañana las taquillas del estadio Chivas fueron abiertas para que el público en general lograra obtener un acceso para la semifinal de vuelta ante Toluca el próximo domingo.

En punto de las siete de la mañana, los seguidores comenzaron a llegar a las inmediaciones del inmueble y formaron una larga línea que duró cerca de dos horas de pie o sentados bajo el rayo del sol esperando que les dieran acceso.

En punto de las nueve, el primer grupo de cien personas ingresó hasta las ventanillas donde los recibieron con la noticia que las entradas de la parte más alta y más económica se habían agotado, motivo por el que sacaron sus tarjetas de crédito para así lograr adquirir los tickets de más de mil pesos.

Detrás de la sonrisa con la que aficionados abandonaron el inmueble con boleto en mano se podía percibir enojos, tristeza y frustración, debido a que se le dio preferencia a los trabajadores y abonados en la preventa e hicieron “su gran negociazo” expresó Juan, quien fue acompañado por su esposa e hijos: “Son muy aficionados a Chivas, los traje para que vieran lo que cuesta en dinero y tiempo venir a ver a su plantel”.

Asimismo, Perla de 23 años llegó desde las 7 y únicamente pudo adquirir dos entradas: “Molestos porque nos vendieron de dos y de los más caros que porque arriba ya no había. Tuve que utilizar mi tarjeta de crédito para poder comprarlos. Hay muchos revendedores, se les dio prioridad a ellos, a trabajadores y a abonados quienes tienen un 30 por ciento de descuento. No es justo que nos traten así”, señaló la aficionada.

Lo que es seguro es que el corral rojiblanco estará a su máxima capacidad cuando el Guadalajara intente acceder a la final de la Liga MX en la vuelta ante Toluca.

CON INFORMACIÓN DE EL SOL PUEBLA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *