29 Abril 2016

Chilpancingo, Gro., abril 28 del 2016 (IRZA).- Unos siete mil transportistas de Chilpancingo y pobladores de la Sierra de los municipios de Heliodoro Castillo y Leonardo Bravo, desde las 7:30 de la mañana de este jueves y durante más 12 horas se movilizaron y bloquearon el bulevar Vicente Guerrero, generando un gran caos en la ciudad y filas kilométricas en la Autopista del Sol.

Para las 8:00 de la noche se dio un choque violento entre policías federales y los manifestantes a la altura de la colonia Tatagildo, donde incluso los protestantes detonaron armas de fuego contra los agentes, dejando heridos a cuatro elementos, uno de ellos de gravedad, pero los efectivos lograron desalojarlos y detuvieron ahí a 58 hombres, aseguraron armamento y vehículos de lujo, en hechos en los que también fue lesionado un paramédico y destrozada una ambulancia, además de que policías estatales, cuando en dos camionetas huían del lugar con dirección a la Sierra, capturaron a otros seis sujetos.

Esa acción ocasionó que fuera liberado el bulevar Vicente Guerrero en todos los puntos donde era bloqueado.

Desde las 7:30 de la mañana, transportistas en sus unidades del servicio público se congregaron en la avenida Llano Largo de la colonia Industrial, frente a las oficinas de la Unión de Permisionarios de Chilpancingo (UPECH), además del estacionamiento de la Comercial Mexicana y taxistas de El Ocotito a un costado del bulevar Vicente Guerrero, a la altura del Parador del Marqués, carril sur a norte.

Su dirigente, Servando de Jesús Salgado Guzmán, dejó de lado la exigencia de aumento al transporte, diciendo que un “movimiento tan noble” no debería utilizarse para ese fin, y que su protesta se centraba en la exigencia de “proyectos productivos sustentables para los pueblos de la Sierra que viven de la amapola; que dejen de rociar herbicidas en los pueblos de esa zona”, porque acusó que por la sustancia murió una niña y una mujer y había personas con vómito y diarrea.
Demandó también la creación de una secretaría para la atención especial a esa región y la construcción de un puente a la altura de la colonia Tatagildo, así como seguridad para los transportistas, entre otros puntos.

Poco antes de las 10:00 de la mañana, taxistas y conductores de urvans de Chilpancingo lograron burlar el cerco policíaco estatal que habían montado en entradas y salidas de la Comercial Mexicana, donde policías estatales los tenían encapsulados para evitar que salieran a movilizarse, pero lograron sacar sus unidades por un acceso de la lateral del bulevar Vicente Guerrero.

A esa altura, pero en los carriles de alta velocidad, de norte a sur, comenzaron a retener taxis con pasajeros, porque los conductores no se habían sumado a la movilización.

Poco antes de las 11:00 de la mañana, el mayor contingente salió en marcha desde el crucero a Chichihualco por el bulevar Vicente Guerrero, sobre los carriles de norte a sur.

La marcha avanzó, pero los bloqueos carreteros se mantuvieron en ese punto de salida y a la altura de Tierras Prietas, donde hubo un conato de enfrentamiento entre transportistas y pobladores de la Sierra con elementos de la Policía del Estado antimotines, donde en medio de la reyerta quedó una mujer de avanzada edad que salió expulsada hacia cerca del muro de contención, sin que resultara lastimada.

Mientras avanzaba la marcha, cerca de las 12:00 del día, a la altura del puente El Capricho, policías federales intentaron impedir que continuara y comenzaron un diálogo, lo que fue rechazado por los manifestantes, haciendo que los agentes se replegaron para permitir que siguieran, en medio de consignas.

Para ese tiempo, el secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame, ofreció una conferencia de prensa en el Palacio de Gobierno, donde sostuvo que no existía ninguna justificación para la movilización de transportistas de Chilpancingo y pobladores de la Sierra, los que -dijo- podrían estar siendo manipulados, y que su líder, Servando Salgado, no había querido atender las llamadas que le habían hecho para sentarse a dialogar.

El funcionario estatal hizo responsable al líder transportista de lo que pudiera ocurrir, y enfatizó que si era necesario, usarían la fuerza pública  para desalojar las vialidades, lo que finalmente ocurrió por la noche.

Florencio Salazar dijo que por lo menos han atendido a estas organizaciones movilizadas en al menos veinte ocasiones desde el mes de noviembre a la fecha, a las que les han entregado diversos apoyos.

Señaló que por escrito no conocían las causas de la movilización, y que la protesta ni siquiera era por la exigencia del incremento al transporte ni por concesiones nuevas.

Mencionó la apertura del Gobierno del Estado para atenderlos en una reunión con el gobernador Héctor Astudillo, pero sería hasta la semana próxima, porque en ese momento no se encontraba en Chilpancingo.

Insistió en que la movilización no tenía razón de ser, pero que la administración estaba abierta a recibir una comisión para conversar, y en lo que se refiere a las atribuciones estatales, analizar y resolver sus peticiones.

Ya pasadas las 4:00 de la tarde, los manifestantes llegaron a la altura del restaurante Vip’s, y se mantuvieron obstruyendo la vialidad, teniendo frente a ellos a un grupo de policías antimotines federales que esperaban la orden para desalojarlos. Ahí comenzó a tensarse la situación.

Por el bloqueo, una mujer originaria de Colotlipa, en silla de ruedas, apoyada por sus familiares, con grandes esfuerzos fue subida por los escalones del puente peatonal que se ubica a la altura del CBTIS 134 para poder cruzar al otro costado del bulevar, en la búsqueda vialidades alternas y de una unidad del servicio público que los trasladara a su destino.

Para las 4:30 de la tarde, Servando Salgado, líder del movimiento, informó que por acuerdo con el gobierno federal, desde Tierras Prietas, el crucero a Chichihualco, puente El Capricho y a la altura del restaurante Vip´s liberarían la circulación de los carriles de sur a norte del bulevar y se mantendrían sobre los carriles de alta velocidad de norte a sur.

La medida permitió que por los carriles de sur a norte se desfogara un poco la vialidad, porque por esa vía también se permitió la circulación de vehículos en sentido contrario, para quienes entraban a Chilpancingo de norte a sur.

Sin embargo, en ese momento, el líder del movimiento dio la orden para que bloquearan el encauzamiento Alejandro Cervantes Delgado, a la altura de la colonia Universal, frente a la tienda Coppel, y todas las calles y avenidas del primer cuadro de la capital, causando un gigantesco caos en las arterias que durante varias horas se habían mantenido en calma por la falta de unidades del servicio público.

Cuando liberaron de manera momentánea los carriles de sur a norte del bulevar, un joven murió aplastado por un tráiler cuando se encontraba debajo de la unidad durmiendo, cuando esperaba que fuera liberado el bloqueo.

A las 6:00 de la tarde, de nueva cuenta bloquearon totalmente los cuatro carriles de alta velocidad del bulevar. El líder del movimiento no quería hablar con nadie más que no fuera el gobernador Héctor Astudillo Flores.

El caótico día en Chilpancingo continuó. Poco antes de las 8:00 de la noche se registró un primer enfrentamiento entre policías federales antimotines y transportistas y pobladores de la Sierra, a la altura de la colonia Tatagildo, sobre el bulevar, donde los manifestantes retuvieron una ambulancia de esa corporación policíaca y le destrozaron a palazos y tubazos los cristales, dejando lesionado a un paramédico, exactamente a un costado de las escaleras del puente peatonal de los carriles de sur a norte.

El paramédico fue rescatado por sus compañeros y subido a otra ambulancia de la Policía Federal y trasladado a un hospital para su atención médica.

Después de las 8:00 de la noche, se vino un choque violento en que los policías, además de hacer uso de sus toletes, lanzaron gases lacrimógenos, mientras que los manifestantes respondieron con piedras y además detonaron armas de fuego contra los policías federales, dejando heridos a cuatro elementos, uno de ellos de gravedad, lo que ocasionó que los gendarmes se abalanzaran con todo sobre los transportistas y pobladores de la Sierra, quienes a pesar de ello seguían respondiendo con disparos, palos y tubos.

La acción fue intensa, incluso se incendió una parte de los pastizales que se localiza entre la cancha de futbol de la colonia Capellanía y el bulevar, en las inmediaciones de la Universidad Policial (antes Infocap), lo que causó gran expectación de la sociedad.

En el estacionamiento del restaurante El Tecuán había un camión cisterna con combustible, que puso a los comensales sumamente nerviosos al pensar que podría ser incendiada y no podrían salir de esas instalaciones por la reyerta.

Al verse mermados, los manifestantes comenzaron a dispersarse, como podían se iban a bordo de unidades del servicio público y en vehículos particulares; otros tantos corriendo con dirección a las colonias aledañas, como Capellanía, El Amate, SUSPEG, incluso en las inmediaciones del Cerrito Rico, en la colonia 4 de Marzo, donde fueron capturados por efectivos federales 58 hombres, además de que aseguraron armas de fuego de diversos calibres y vehículos, cuyo número no se ha determinado

También se logró la captura por elementos estatales de seis individuos que en su huida viajaban en dos urvans del servicio público hacia la Sierra, y de cinco camionetas Nissan con la leyenda Sierra Unida, así como dos camionetas Lincoln, una Ford Lobo, una Outlander Mitsubishi y otras dos Chevrolet Trax, cuyos tripulantes se dieron a la fuga, informó en conferencia de prensa por la noche el secretario de Seguridad Pública del estado, Pedro Almazán Cervantes.

En esa misma rueda de prensa, el secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame, dijo que el líder del movimiento, Servando Salgado Guzmán, será investigado por daños a terceros, a las vías de comunicación y por los actos delictivos que informó el secretario de Seguridad Pública.

Dijo que el desalojo se realizó “porque se llegó al límite de la tolerancia”, después de que mucho se les insistió que establecieran una mesa de negociación, aunque reiteró que nunca presentaron una petición por escrito sobre sus demandas, nunca conocieron una propuesta formal, a pesar de que ya habían sido atendidos más de 20 veces desde noviembre a la fecha.

Al final de la jornada, los transportistas y sierreños advirtieron que volverán a manifestarse para lograr la libertad de sus compañeros. (www.agenciairza.com)

F-1.- MANIFESTACIONES Y DETENIDOS CHILPANCINGO-IRZA

F-8.- MANIFESTACIONES Y DETENIDOS CHILPANCINGO-IRZA

F-13.- MANIFESTACIONES Y DETENIDOS CHILPANCINGO-IRZA

F-6.- MANIFESTACIONES Y DETENIDOS CHILPANCINGO-IRZA

F-3.- MANIFESTACIONES Y DETENIDOS CHILPANCINGO-IRZA

F-9.- MANIFESTACIONES Y DETENIDOS CHILPANCINGO-IRZA

F-11.- MANIFESTACIONES Y DETENIDOS CHILPANCINGO-IRZA

F-14.- MANIFESTACIONES Y DETENIDOS CHILPANCINGO-IRZA

Feutne:http://www.agenciairza.com/2016/04/caos-generado-por-transportistas-termina-con-desalojo-y-la-detencion-de-64-personas/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *