La directora de ONU Mujeres dijo que abordar el acoso sexual y los abusos y lograr la igualdad de la mujer tomará años, y que queda mucho trabajo por hacer en todos los países

NACIONES UNIDAS
8 DE MARZO DE 2018

La atención que se está prestando en todo el mundo al acoso y al abuso sexual y el castigo a algunos hombres poderosos que eran vistos como intocables es un momento importante, pero es sólo la punta del iceberg.

Así lo afirmó la directora de la agencia de Naciones Unidas que promueve la igualdad de la mujer.

Esto se debe a que el número de mujeres que denunciaron su situación es pequeño y el número de agresores que se han destapado es limitado en comparación con los que no han sido expuestos, afirmó Phumzile Mlambo-Ngcuka.

En una entrevista, ella añadió que en el futuro inmediato hay al menos una posibilidad de reducir y detener los abusos porque quienes los cometen saben que realmente hay una posibilidad de que la víctima lo pueda contar.

“Este es un punto de inflexión y un momento crítico para todo el mundo”, señaló la directora ejecutiva de ONU Mujeres.

“Y lo que debemos custodiar es que ese péndulo no oscile hacia atrás”.

Es necesario un seguimiento para que todas las instituciones comuniquen a sus empleadas cuáles son sus derechos, para que sepan cómo reportar cualquier violación y para que tengan claro que se les creerá y no terminarán siendo juzgadas.

Mlambo-Ngcuka destacó que, aunque los reflectores se han posado sobre hombres poderosos de Hollywood, del mundo empresarial y los escalones más elevados de la sociedad, el acoso y el abuso sexual predominan en todo el mundo desde fábricas y granjas a autobuses, trenes y viviendas particulares.

Y ningún país en el mundo ha alcanzado la igualdad de género, agregó.

Incluso en Islandia, que se acerca y tiene los niveles más altos de concienciación sobre igualdad de género, la violencia contra las mujeres es un problema.

Para mantener la atención del mundo en el movimiento #MeToo, Mlambo-Ngcuka explicó que sus defensoras fueron invitadas a participar en los actos programados para hoy en la sede de Naciones Unidas.

“Se trata de hablar sobre la globalización de la sonoridad”, apuntó agregando que cuando se dice MeToo (Yo también), se dice tanto del acoso en Hollywood como en un tren en Bombay.

“Cuando un agresor se planta ante ti y te ataca, seas una celebridad o una mujer normal en una aldea, la violación y la humillación que sientes es la misma”, comentó.

“Lo que tenemos en común, cuando un agresor me ataca, o ataca a alguien ya sea una reina o una mujer en una barriada, (es que) ante los agresores todas somos iguales”.

“Y por lo que tenemos que luchar es por una sociedad y una generación de hombres, de todo tipo, de toda clase y de todos los países, que no sean violadores”, apuntó Mlambo-Ngcuka.

Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres, respaldó los renovados esfuerzos en favor de la igualdad de género y aseguró que esa cuestión es la tarea pendiente de nuestro tiempo.

“Estamos en un momento clave para los derechos de las mujeres”, manifestó Guterres en la apertura del acto con el que Naciones Unidas festeja hoy el Día Internacional de la Mujer.

El diplomático portugués recordó que las mujeres llevan décadas reclamando su derecho a la igualdad y ahora están “sacudiendo los pilares del patriarcado”.

“Están contando sus historias y generando conversaciones importantes y necesarias. En todas partes, las mujeres están diciendo: ‘ahora es el momento'”, destacó.

CON INFORMACIÓN DE EXCELSIOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *