Matteo Salvini, ministro del Interior italiano, amenazó con cancelar la cumbre entre países.

ROMA
14 DE JUNIO DE 2018

El ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, amenazó ayer con cancelar la cumbre franco-italiana del viernes si el gobierno de Francia no se disculpa por sus críticas a la gestión italiana de la crisis por el barco Aquarius,
en el que viajan 629 inmigrantes y que ahora se dirige a España.

“Sin una disculpa oficial (el primer ministro Giuseppe) Conte no haría bien en ir a París”, dijo Salvini sobre el encuentro previsto con el presidente Emmanuel Macron.

“Que Macron pase de las palabras a los hechos y que mañana por la mañana acoja a nueve mil inmigrantes que se había comprometido a recibir (…) Francia nos dice que somos cínicos pero del 1 de enero al 31 de mayo ha rechazado a 10 mil 249 personas”, dijo Salvini, quien recién entró en funciones en el Senado.

De igual forma, el ministro de Finanzas italiano, Giovanni Tria, decidió quedarse en Roma en vez de reunirse, como estaba previsto, con su homólogo francés, Bruno Le Maire. Este último dijo “lamentar” esta decisión y que espera concretar un encuentro “muy pronto”.

El presidente francés, Emmanuel Macron llamó ayer a no “ceder a la emoción”, y aseguró que su gobierno trabaja “mano con mano” con Italia, en cuestión migratoria.

EN CAMINO

Luego de 72 horas de crisis en medio del Mediterráneo, el Aquarius puso rumbo el martes por la noche hacia el puerto de Valencia, en España. Ayer navegaba junto a dos buques italianos frente a Sicilia. Debe llegar a puerto al final de la semana.

“Puede que esto cambie porque tenemos olas de entre uno y dos metros de altura, y esperamos hasta de cuatro en algunas horas”, afirmó ayer Aloys Vimard, coordinador de la ONG Médicos Sin Fronteras.

CON INFORMACIÓN DE EXCELSIOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *