CIUDAD DE MÉXICO
30 DE NOVIEMBRE DE 2017

La delegación Cuauhtémoc cumplió –luego de 19 meses— una sentencia de amparo a través de la cual se reinstaló como trabajadora a una empleada que había sido despedida injustamente de esa demarcación y con ello se evitó que Ricardo Monreal Ávila fuera destituido de su cargo.

El ministro José Ramón Cossío Díaz dio cuenta de que la delegación realizó diversos trámites para pagar los salarios caídos, reinstalar como empleada a María Aurelia Morales Sánchez e inscribirla ante el ISSSTE y de esa manera subsanar el incumplimiento de sentencia dictada desde 2016.

De acuerdo con la relatoría del caso, desde junio de 2016 a octubre de este año diversas autoridades judiciales y laborales ordenaron a la delegación Cuauhtémoc que diera cumplimiento al laudo dictado en favor de la trabajadora.

Las notificaciones y requerimientos no fueron atendidos hasta hace 15 días, cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) listó el asunto para ser analizado en el Pleno y determinar la procedencia de la destitución de Ricardo Monreal.

De esa manera, las autoridades delegaciones también recibieron recursos por parte del gobierno de la Ciudad de México para pagar los más de dos millones de pesos que por salarios y aguinaldos debía cubrir a la trabajadora afectada con el despido injustificado.

Este jueves el Pleno de la SCJN recibió constancias de los trámites realizados y solamente dejó pendiente de corroborar que tanto las autoridades laborales como el tribunal de amparo ya acreditaron que se cumplió la sentencia en todos sus términos para que se cierre definitivamente el caso.

CON INFORMACIÓN DE LA JORNADA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *