Periódico La República | miércoles 24 de agosto de 2016

Cuatro personas fueron asesinadas de un disparo en la cabeza por un vecino que salió con un arma y discutió con ellos mientras se encontraban conviviendo en un campo de fútbol en una comunidad de Yuriria, al sur del estado.

El responsable, quien ya fue detenido, un dentista de profesión, simplemente apuntó contra cada uno y les fue disparando a todos a la cabeza.

“¿Quién sigue?”, le escuchó decir uno de los integrantes del grupo que alcanzó a correr para refugiarse en su domicilio.

Esto ocurrió en lunes por la noche en la comunidad de Cerano, en el municipio de Yuriria.

La Policía Municipal fue notificada poco después de las 21:00 horas de que había cuatro personas sin vida tiradas en un campo de fútbol en la referida comunidad.

Al acudir al campo ubicado en la calle 5 de Febrero, encontraron los cuerpos de tres hombres tirados a un costado de una de las porterías.

Más adelante, ya sobre la calle, estaba otro cadáver, también de una víctima del sexo masculino.

En el lugar había varias botellas de cerveza y por lo menos 17 casquillos que posteriormente fueron identificados por los peritos de la Procuraduría local como de 9 milímetros.

Los investigadores que acudieron para hacer el levantamiento pudieron hablar con un testigo, quien se encontraba en el grupo que aparentemente convivía y consumía algunas bebidas en el campo deportivo esa noche.

El hombre narró que mientras departían, otro vecino se les acercó y comenzó a discutir con uno de ellos, de nombre Ricardo Estrada Anguiano.

De manera inesperada, el vecino sacó de entre sus ropas una pistola y le disparó a Ricardo en la cabeza.

Después volteó a ver a los demás y preguntó “¿quién sigue?”, y abrió fuego contra Guadalupe, hermano de Ricardo.

El testigo comenzó a correr en dirección a su casa con la intención de ponerse a salvo, pero alcanzó a observar cuando el hombre disparó en varias ocasiones más, apuntando a otros dos integrantes del grupo.

El subprocurador de Justicia de la Región C, René Urrutia de la Vega, confirmó que las cuatro víctimas murieron por heridas de arma de fuego en la cabeza.

Hasta esta tarde sólo habían sido identificados los hermanos Ricardo y Guadalupe Estrada Anguiano, de 27 y 35 años.

La Unidad Especializada en Investigación de Homicidios se hizo cargo del caso.

Con información de Proceso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *