Periódico la República | Viernes 19 de Mayo de 2017

 

El exveterano de la Marina, Richard Rojas, acusado de estrellar su auto en Times Square, uno de los paseos más concurridos de Estados Unidos, y de atropellar a peatones fue acusado de un cargo de asesinato y 20 de intento de homicidio, informó la policía.

El hispano de 26 años, residente del barrio neoyorquino del Bronx, fue acusado también de cinco cargos de homicidio vehicular agravado, apuntó el Departamento de Policía de Nueva York.

Rojas fue arrestado el jueves por la tarde tras manejar su coche por tres manzanas en Times Square, golpeando a casi dos docenas de personas antes de chocar contra barreras metálicas de seguridad que frenaron su avance.

Una turista de 18 años natural de Michigan falleció. Su hermana de 13 años es una de los 22 heridos, cuatro de ellos de gravedad.

Rojas fue acusado formalmente este viernes. No estuvo claro de inmediato si tiene un abogado.

“¡Ustedes debían dispararme, los quise matar!”

Las autoridades señalaron que sirvió en la Armada estadounidense pero que salió del cuerpo por problemas disciplinarios. Tras su arresto, dijo a la policía que estaba “escuchando voces”, que actuó así porque “Dios se lo ordenó” y que esperaba morir, según apuntaron dos agentes de policía.

Tras el choque, salió del vehículo corriendo, gritando y saltando antes de ser reducido por policías y peatones en medio de una escena de caos.

“Empezó a gritar, ninguna palabra en concreto, solo gritaba. Agitaba los brazos al mismo tiempo”, dijo Ken Bradix, supervisor de seguridad de un restaurante Planet Hollywood cercano, que atajó a Rojas.

Según el periódico New York Post, Rojas planeó este incidente como una “misión suicida” y esperaba que las Fuerzas lo mataran.

“¡Ustedes debían dispararme, los quise matar!”, dijeron fuentes al diario.

Da negativo a consumo de alcohol

En un primer momento, Rojas dio negativo por consumo de alcohol, pero queda conocer los resultados de pruebas más exhaustivas de consumo drogas, dijeron dos agentes que no estaban autorizados a discutir el tema en público y hablaron bajo condición de anonimato.

Sin embargo, tras el accidente habría declarado que consumió fenciclidina, una droga disociativa que tiene efectos alucinógenos y neurotóxicos.

Según el primer retrato de Rojas que ofrecieron sus vecinos y las autoridades, se trataría de un hombre con problemas.

La semana pasada fue arrestado y acusado de un cargo de amenazas tras apuntar con un cuchillo a un notario, al que acusó de robarle su identidad. Se declaró culpable de las acusaciones. En arrestos previos, Rojas dijo a las autoridades que pensaba que era hostigado y perseguido, explicó una de las fuentes policiales.

Rojas tiene antecedentes por conducir en estado de intoxicación en 2008 y 2015, dijo el comisario de la policía, James O’Neill, y perdió su licencia durante 90 días.

Un amigo, vecino del Bronx, Harrison Ramos, señaló que Rojas no era el mismo desde que salió de la armada en 2014.

“Está pasando por un momento realmente complicado”, dijo.

Rojas se alistó en la Armada en 2011 y fue un aprendiz de electricista. En 2012 sirvió a bordo del destructor U.S.S. Carney.

Los registros de la armada muestran que en 2013 pasó dos meses en calabozos militares en Charleston, South Carolina, pero no se indica el motivo.

Rojas pasó sus últimos meses en el Ejército en una base en Jacksonville, Florida, antes de abandonar la institución en 2014 como resultado de un tribunal militar especial, señaló un funcionario de la Armada. No hubo más detalles disponibles de inmediato.

El edificio de apartamento donde reside Rojas estaba acordonado por la policía el jueves.

El accidente ocurrió en un zona de la ciudad considerada desde hace tiempo posible objetivo terrorista por la multitud de personas que atrae, una preocupación que se incrementó tras los ataques del 11 de septiembre y los más recientes registrados en Inglaterra, Francia y Alemania, donde vehículos arrollaron a peatones.

Los motivos de Rojas no estuvieron claros por el momento, pero el alcalde de Nueva York, el demócrata Bill de Blasio, señaló que “no hay indicios de que fuese un acto de terrorismo”.

 

CON INFORMACIÓN DE EL OCCIDENTAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *