Arturo Ríos Ruíz | Periódico La República | miércoles 30 de noviembre de 2016

Felipe Carrillo Puerto, Como gobernador de Yucatán, reconoció el derecho político de las mujeres; así, Elvia, su hermana, socialista que luchaba por la los derechos femeninos, fue la primera candidata electa al Congreso del estado, cargo que desempeñó por dos años, pues al ser asesinado su consanguíneo fue amenazada de muerte y desaparecieron los logros de las damas en toda representación popular.
Nació en 1881 en Motul, Yucatán, hija de Adela Puerto Solís y Justiniano Carrillo Pasos, y se le recuerda como parte del grupo de mujeres mexicanas que lucharon por sus derechos políticos durante y después de la Revolución Mexicana.
Notó la desigualdad entre las clases sociales durante el Porfiriato. Creció dentro de una familia de clase media-baja y estudió en una escuela secular, donde asistían alumnos de procedencia campesina, cuya lengua materna era la maya.
Fue alumna de la poetisa Rita Cetina Gutiérrez, de quien aprendió la igualdad de género. Por ello, estudió textos sobre los derechos de la mujer, como Mary Wollstonecraft, Flora Tristan y Victoria Woodhull, que pusieron la semilla feminista de Elvia.
En 1912 fundó la primera organización femenina de campesinas, para que a las mujeres, se les garantizaran los mismos derechos que a los hombres en la distribución de tierras. Un año después se convirtió en una de las más importantes organizaciones de la región debido a la gran cantidad de contingentes que la conformaban.
En 1919, en el gobierno de Venustiano Carranza, Elvia viajó a la Ciudad de México y creó la Liga Rita Cetina Gutiérrez, para buscar la inclusión del debate sobre el voto femenino en cámaras legislativas. Fue ignorada por sus compañeros socialistas.
Elvia era constantemente amenazada y criticada, incluso por mujeres y más por hombres por “atrevida” e “inmoral”, pero no declinó en su lucha.
Logró la inclusión de un debate sobre el divorcio, el control de natalidad y el amor libre, en los años de los 40 a los 50, cuando el modelo de conducta para una mujer era muy limitado designada ser una esposa ejemplar.
Elvia fundó con trabajadoras de la Secretaría de Agricultura la Liga Orientadora Femenina Socialista, que atendía a menores desamparados y a madres solteras.
Más tarde, ésta se transformó en la Liga de Acción Femenil, que siguió la lucha por el reconocimiento del voto de la mujer.
Finalmente, y gracias al esfuerzo de miles de mujeres, en 1953 el presidente Adolfo Ruiz Cortines propuso personalmente la iniciativa para cambiar el Art. 34 Constitucional, reconociendo a la mujer como votante en todas las elecciones.De, The Common Grils, http://www.thecommongirls.com/la-feminista-mexicana-la-revolucion-elvia-carrillo-puerto/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *