Ante la falta de consensos para tener una reforma fiscal integral en México, el gobierno puede responder con tres medidas inmediatas para hacer frente a los cambios tributarios en Estados Unidos, como la reinversión de utilidades, deducciones en prestaciones sociales y deducción en inversiones.

Fernando López Macari, presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), expresó su preocupación porque no se ha respondido a la reforma tributaria estadunidense, pues se requiere un equilibrio y certeza a los capitales.

“Entendemos que hay tiempos políticos para revisar el marco fiscal, pero se puede reaccionar con reglas inmediatas que no requieran discusiones legislativas”.

Por ello, consideró que es necesario implementar de manera inmediata medidas para estimular las inversiones privadas y bajar la tasa efectiva del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Estas medidas incluyen que se permita la deducción de las inversiones, la reinversión de utilidades mediante una tasa de ISR preferente e incrementar a 10O% las deducciones de las prestaciones sociales.

“Con estos incentivos mandaríamos una señal a los mercados de que en México estamos abiertos a los capitales e incentivando las condiciones para que se queden a operar en el país, y demostrando que, si bien hay tiempos políticos, las reformas vendrán adelante”.

Para el presidente del IMEF, los candidatos presidenciales deben presentar en su plataforma económica cambios al ISR y generalizar el cobro del impuesto al valor agregado (IVA).

Dijo que una eventual reforma debe considerar reducir de 35 a 25% la tasa corporativa y, para cubrir el faltante en la recaudación por esta modificación, tener un IVA generalizado.

CON INFORMACIÓN DE DINERO EN IMAGEN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *