Milicia y Justicia / El poder de la PM y Mancera en promoción electoral



Periódico La República | Viernes 4 de Agosto del 2017

A pesar de la creciente participación de la Policía Militar (PM) en labores de seguridad pública y que en un futuro cercano será la que lleve el mayor peso en las “Operaciones de Alto Impacto” que implemente el Ejército Mexicano para reducir los niveles de violencia a nivel nacional, la celebración del Día de la PM –el pasado primero de agosto- pasó inadvertido.

En estos tiempos en que es común que el presidente, Enrique Peña, participe en eventos y conmemoraciones de las fuerzas armadas, no se explica que el alto mando castrense omitiera la oportunidad de reconocer a los hombres y mujeres que pasaron, en la presente administración, de vigilantes de instalaciones castrenses a llevar el peso del apoyo militar a la seguridad pública.

En este contexto, el general secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda implementó un programa para que al término del sexenio, cada una de las 12 Regiones Militares cuente con un batallón de PM para afrontar cualquier eventualidad que se presente.

En caso de que prospere la Iniciativa de Seguridad Interior, la cual según legisladores se discutirá en el período de sesiones que inicia en septiembre próximo, serán precisamente los policías militares los que asuman la tarea que las policías federales y estatales dejaron de hacer hace mucho tiempo. Y que, lamentablemente, no se ve para cuando estén en condiciones de hacerlo.

Cabe señalar que en los tres primeros años de la actual administración, los policías militares pasaron de 6 mil 145 elementos (325 mujeres) en 2012 a 14 mil 319 (739 mujeres) al mes de septiembre de 2016. Lo que habla por sí mismo de su creciente importancia.

Incluso, por primera vez, el Heroico Colegio Militar imparte la especialización de PM, con lo que, prácticamente, el alto mando ubicó a la fuerza policíaca como un “arma” más.

Además, está en marcha un nuevo y ambicioso programa de participación de policías militares en labores de seguridad pública, ya que, en los estados de Nuevo León, Tamaulipas y Coahuila, se construyen cuarteles para los policías militares que cumplirán labores de seguridad pública, en un esquema en el que la iniciativa privada participa en la construcción de las instalaciones castrenses.

El caso Tláhuac, el oportunismo de Miguel Ángel Mancera

Después del abatimiento de Felipe de Jesús Pérez Luna, El Ojos, en Tláhuac, el pasado 20 de julio, el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, maniobró para utilizar a su favor, y con fines obviamente electorales, la acción de los elementos de la Secretaría de Marina (Semar).

Al día siguiente de los hechos, acudió, sin invitación previa, con el almirante secretario Vidal Francisco Soberón, pero no acudió solo, se tomó el tiempo de avisar a la fuente de reporteros que cubren sus actividades que se llevaría a cabo una conferencia de prensa en las instalaciones de la Semar.

La actitud de Mancera no fue bien recibida por el mando naval, y tan es así que Soberón no acudió a la citada conferencia.

Después, y a pesar de que Mancera había acudido a los marinos desde diciembre pasado, para solicitar apoyo yenfrentar a la banda delictiva que encabezaba El Ojos, el jefe de gobierno capitalino operó para hacer ver que el único responsable del crecimiento de dicho grupo delictivo había sido el delegado Rigoberto Salgado.

Sin bien debe investigarse a fondo sobre la presunta responsabilidad de Salgado y de sus mandos policíacos en este asunto. Lo cierto es que ni Mancera, ni sus mandos policíacos están exentos de culpa.

Mancera, porque desde el año 2013 fue informado por los propios mandos navales sobre la existencia y peligrosidad del grupo delictivo de Pérez Luna y fue incapaz de implementar una estrategia adecuada para enfrentarlos, mientras que la corrupción de los mandos capitalinos solapó su fortalecimiento y crecimiento.

Qué tan grave era el problema que tuvo que entrar en acción un grupo de élite de infantes de marina, encabezado por el comandante que persiguió y capturó a Joaquín El Chapo Guzmán. Hecho que descalifica la versión de “un marinero”, difundida en algunos medios de comunicación, de que el operativo en el que fue abatido El Ojos, fue fortuito.

La ambición electoral del jefe de gobierno y de los partidos de oposición en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal –estos utilizan el tema para atacar a Mancera y para pedir de paso la cabeza del delegado de Tláhuac-, han dejado de lado el verdadero problema que representa el crecimiento del crimen organizado en la Ciudad de México.

Lo sucedido en Tláhuac seguramente será una referencia importante cuando el congreso analice, si es que lo hace, la Ley de Seguridad Interior, para poner candados a los gobernadores que busquen aprovechar con fines políticos la presencia de las fuerzas armadas en sus entidades.

CON INFORMACIÓN DE LA JORNADA.

Publicado por Asistencia
Fecha de publicacion:agosto 4, 2017 11:03 am

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Tags

Periodico la republica

julio 2018
D L M X J V S
« Jun    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Anúnciate

Anúnciate con nosotros, escríbenos a: [email protected]

HP