El atractivo turístico aún no se repone y la situación es crítica, reporta la CONANP; ejidatarios retiran sedimentos del afluente, pero no logran solucionar el problema.

TUMBALÁ, CHIAPAS
15 DE NOVIEMBRE DE 2017

Aun cuando los pobladores de Agua Azul realizaron trabajos de desazolve sobre el río que alimenta a las Cascadas, éstas continúan sin la suficiente agua.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) la situación es aún crítica y el atractivo turístico sigue dañado.

En la víspera con palas, picos y otro tipo de herramienta rústica los ejidatarios retiraron sedimentos del fondo del afluente; sin embargo, no lograron solucionar, ya que actualmente 85 por ciento circula por la margen izquierda.

Asimismo, lograron cortar con una motosierra un árbol que con la lluvia se derrumbó y afectaba la corriente de agua. Hoy los ejidatarios dejaron de realizar los trabajos por el riesgo que representas ya que hay zonas profundas y es difícil acceder.

Cabe hacer mención que, en la zona de Agua Azul, llueve todo el año.

CON INFORMACIÓN DE EXCELSIOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *