El precio de venta del crudo Maya se fijó en 2.30 dólares el barril, una medida que busca compensar la debilidad del crudo ácido del West Texas de Estados Unidos.

Lo que sucede en los yacimientos de petróleo de Texas parece estar afectando el precio del crudo justo al sur de la frontera.

PMI, el brazo comercial de la petrolera estatal mexicana Pemex, elevó el precio de venta o factor K de su crudo pesado y ácido Maya a un máximo de casi 5 años para compensar la debilidad del crudo ácido West Texas, que forma parte de su fórmula de fijación de precios.

Para entrega en julio en la costa del Golfo de Estados Unidos, el factor K del crudo Maya se fijó en 2.30 dólares el barril por encima de su fórmula, un incremento de 1.90 dólares respecto al mes anterior.

Los precios del crudo en Texas están debilitándose debido a la presión de los atascos en oleoductos ya que el crecimiento masivo de la producción de petróleo en la Cuenca Pérmica ha superado la capacidad disponible del sistema.

El crudo ácido West Texas se negocia a 9.25 dólares el barril frente al crudo de referencia WTI en Cushing, Oklahoma, que repuntó desde los niveles más bajos en casi cuatro años a principios del mes pasado.

No se espera que los problemas en los oleoductos vayan a resolverse pronto.

El próximo tramo de oleoductos principales posiblemente entre en servicio en la segunda mitad de 2019, lo que podría significar que los precios del petróleo de Texas se mantendrán débiles en los próximos meses.

CON INFORMACIÓN DE EL FINANCIERO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *