El excanciller explicó que levantarse de la mesa de negociaciones es algo que México ya debió haber hecho y que se debe de retomar hasta que el próximo Gobierno tome posesión, así como el nuevo Senado de EU.

31 DE MAYO DE 2018

Tras el anuncio de Estados Unidos de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio provenientes de México, el excanciller Jorge Castañeda señaló que el Gobierno mexicano debe suspender las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Mucha gente dijo que había sido un pequeño logro para México renegociar el TLCAN bajo la amenaza de aranceles a distintos productos, eso que se decía era cierto, pero ahora va a ser totalmente difícil en este contexto de guerra comercial”, dijo Castañeda este jueves en entrevista con Aristegui Noticias.

El excanciller explicó que levantarse de la mesa de negociaciones es algo que México ya debió haber hecho y que se debe de retomar hasta que el próximo Gobierno tome posesión, así como el nuevo Senado de Estados Unidos.

“Una manera de verlo es que Estados Unidos amagó (al TLCAN) con estos aranceles y los suspendió para ver si avanzaba la negociación”, dijo.

En México habrá elecciones presidenciales el próximo primero de julio y en diciembre es el cambio de administración, mientras que en Estados Unidos se renueva un parte del Congreso en noviembre.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, anunció este jueves que impondrán medidas arancelarias al acero y aluminio a México, Canadá y la Unión Europea.

Los aranceles serán de 25 por ciento para el acero y de 10 por ciento para el aluminio y entrarán en vigor a partir de esta medianoche, advirtió Ross.

México respondió con aranceles a embutidos, aceros y otros productos a Estados Unidos.

En el texto, la dependencia federal precisó que las medidas contra la administración estarán vigentes hasta que Estados Unidos retire los aranceles al aluminio y acero.

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, señaló en entrevista con Grupo Radio Centro este jueves que la respuesta que México lanzó contra los aranceles de Estados Unidos es una medida económica, pero también política para hacer llegar un mensaje “claro de que esta decisión no ayuda a nadie y sí afecta a todos”.

Enfatizó en que son productos que “tienen implicaciones en algunos distritos en donde hay diputados y senadores importantes que le han dicho a la administración de Trump que tenga cuidado con esta decisión, porque el impacto puede caer sobre los electores de distritos que tiene voz y voto en el Congreso norteamericano”.

Sobre esto, Castañeda dijo que se ponen aranceles no precisamente simétricos, sino los que revisten una importancia política. “Los congresistas de los estados norteamericanos exportadores –Washington, por ejemplo-, reaccionarán y presionará a Trump para suspender los aranceles”.

CON INFORMACIÓN DE EL FINANCIERO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *