El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo que el mandatario sostendrá una conversación con Liu He este jueves, con el fin de lograr un punto de acuerdo en el ámbito comercial.

17 DE MAYO DE 2018

Donald Trump planea reunirse este jueves con el principal emisario económico chino en la Casa Blanca, dijo el asesor económico del presidente estadounidense, quien describió las negociaciones para aliviar el conflicto comercial entre Estados Unidos y China como “difíciles”.

Trump está “involucrado en cada decisión”, dijo Larry Kudlow, director del Consejo Económico Nacional, a periodistas en la Casa Blanca este jueves. “Vamos a tener conversaciones serias sobre la difícil situación comercial que debe corregirse”.

Se espera que las partes intercambien nuevas propuestas durante las conversaciones de alto nivel este jueves y el viernes en Washington, detalló Kudlow.

El viceprimer ministro chino, Liu He, también tiene programado reunirse con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, el secretario de Comercio, Wilbur Ross, y el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, según la Casa Blanca.

Mnuchin lideró un viaje a Beijing a principios de este mes para conversar sobre comercio, pero no lograron avanzar.

“Estoy muy esperanzado”, declaró Kudlow. Él aseguró que Ross está revisando las sanciones estadounidenses impuestas a la compañía china ZTE el mes pasado por violar la ley de sanciones, una demanda clave de China en las negociaciones comerciales.

En los últimos meses, Trump amenazó con imponer aranceles punitivos por hasta 150 mil millones de dólares para combatir lo que califica como apropiación indebida por parte de Beijing de tecnología estadounidense a través de requisitos de empresas conjuntas y otras políticas.

China amenazó con una represalia similar, incluida la imposición de gravámenes sobre algunas de las mayores importaciones estadounidenses, incluida la aviación, la soja y los automóviles.

En las conversaciones celebradas hace dos semanas en Beijing, las dos partes presentaron largas listas de exigencias a su contraparte y solo acordaron seguir hablando.

Washington busca una reducción de 200 mil millones de dólares en el superávit de 375 mil millones de dólares que tiene China frente a los productos estadounidenses, así como el fin de los requisitos de crear empresas conjuntas que, en su opinión, obligan a realizar transferencias tecnológicas, y el fin de los subsidios para industrias tecnológicas avanzadas bajo el programa ‘Hecho en China’ 2025.

China exigió que sean más flexibles las restricciones impuestas a la firma de telecomunicaciones ZTE, además del freno a los límites sobre las inversiones chinas en Estados Unidos y a las ventas de bienes de alta tecnología en China, entre otros.

CON INFORMACIÓN DE EL FINANCIERO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *