Donald Trump prohíbe el uso de Huawei y ZTE en el Gobierno de EE.UU.



Facebooktwittergoogle_plus

El presidente estadounidense no cree necesario que se usen las tecnologías chinas, al menos no en su país.

14 DE AGOSTO DE 2018

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, vuelve a causar controversia, ya que este mismo lunes, firmó una ley de Defensa que además de autorizar el gasto militar, daba a conocer que los teléfonos como Huawei o ZTE, estaban prohibidos en el gobierno.

La decisión que se tomó sobre este tipo de dispositivos, se basa en la sección 889 de la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés), donde se prohíbe la compra de equipos de telecomunicaciones de producción china.

Esto significa que los productos fabricados por Huawei Technologies Company, ZTE Corporation, alguna de sus subsidiarias y/o filiales, están rotundamente vetadas del Gobierno y de los contratistas que lleguen a estar apoyando los proyectos del país.

Esta ley también afecta a otras compañías chinas como Hangzhou Hikvision Digital Technology, Dahua Technology y Hytera Communications, debido a que son consideradas como entidades que pertenecen o son controladas por el Gobierno de la República de China.

De acuerdo a esto, muchas empresas que deseen trabajar con el Gobierno, deberán dejar de lado las relaciones que tienen o empezaba a construir con empresas como Huawei y ZTE, además de que deberán eliminar los componentes que estén utilizando la tecnología de dichas compañías.

Donald Trump fijo esta postura con el fin de cuidar de la seguridad pública, las instalaciones gubernamentales, la vigilancia de infraestructuras físicas y de todas las vertientes de la seguridad nacional, pues cree que las firmas mencionadas utilizarían sus herramientas como espionaje.

Por su parte, el Ministerio chino emitió un comunicado donde daban a conocer las acciones que tomarían respecto a la ley de defensa:

“China llevará a cabo una evaluación exhaustiva del contenido de la propuesta de ley y seguirá de cerca el impacto que tenga su implementación en las compañías chinas. Los gobiernos de los dos países deben responder a sus peticiones y ofrecerles un buen ambiente y unas expectativas estables”.

Esto significa que China pide que se piense bien en la situación y las consecuencias que esto traería, por lo que solicita que no se frene a sus empresas, pero parece que no hay vuelta atrás, ya que el veto ha sido firmado y entrará en vigor dos años después, es decir, en 2020.

CON INFORMACIÓN DE UNOCERO

Facebooktwittergoogle_plus
Publicado por Bryan Cuenca
Fecha de publicacion:agosto 14, 2018 1:29 pm

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>